Quemaduras de la piel por sol: tratamiento y remedios

¿Quién no fue víctima de una insolación? Tomar sol en verano es una tentación que si no lo hacemos con el mayor de los cuidados podemos quemarnos demás. La insolación se da por estar varias horas bajo el sol con el objetivo de broncearnos.

Normalmente cuando se acercan las fiestas todos quieren tener un color de piel un poco más oscuro, pero es fundamental que tengamos en cuenta el cuidado que se requiere para que la piel no se vea afectada. Si ya nos hemos olvidado de seguir los cuidados debidos, es necesario prestar atención a los siguientes remedios caseros para las insolaciones.

También te puede interesar: Plantas naturales y alimentos para limpiar el hígado graso

4 Remedios caseros para la quemaduras de piel por el sol

Compresas de leche para refrescar la piel

Lo que se usa con este tratamiento es el ácido graso y láctico quienes contienen propiedades calmantes. Para esto vamos a necesitar gasas de algodón o un pañuelo que deberá ser empapado con leche entera lo más fresca posible y se aplicará así durante 15 o 20 minutos. Fundamental que la leche sea entera, de otra forma los resultados no serán los deseados. Antes de volver a usar el mismo paño lavarlo.

Té helado para aliviar y calmar los efectos de la insolación

El ingrediente fundamental para este tratamiento natural son los taninos. Lo primero que se debe hacer es tomar una olla y llena de agua colocarla a hervir para preparar té de manzanilla. Luego de que el líquido se enfríe (se pueden agregar hielos para acelerar el proceso). Aplicarlo es fácil se toma un paño suave (lo más suave posible) y se pasa sobre las zonas más afectadas.

Otra forma práctica es llenar una botella agujerearla y hacer una especie de ducha para refrescar toda la piel. Además los sacos de té restantes y todas las sobras que pueden llegar a quedar, las vamos a usar para las partes de la piel más sensibles o más dañadas. Probablemente las partes del cuerpo más sensibles son los ojos y por detrás de la rodilla.

Las hierbas de San Juan son consideradas las más refrigerantes que existen y se usan de la misma manera. Si se realiza un periódico uso de la planta San Juan es posible que los efectos sean mejores que los pensados y veamos cómo actúa como calmante.

Aloe vera para relajar la piel

Es la hierba medicinal más usada en estos casos. No solo produce alivios relajantes, sino que además da una gran ayuda a la aceleración de la curación. No es necesario conocer las formas, la idea es aplicar el líquido que contiene dentro de las hojas. Si no tenemos en el jardín esta planta y no la podemos conseguir por ningún lado, podemos utilizar cremas con contenido de aloe vera.

Agua para hidratar la piel

Nuestro cuerpo cuando se encuentra sometido a altas temperaturas, comienza a transpirar para regular la temperatura corporal. Si bien ese líquido perdido no es mucho, debemos sustituirlo rápidamente para mantener la hidratación en buen estado. Si no hacemos esto podríamos sufrir consecuencias como la deshidratación de la piel y de todo el organismo. Es fundamental que tomemos entre dos litros y tres durante el verano.

Evitemos todo tipo de exposición extrema a los rayos solares ya que es ese el motivo principal por el cual nos quemamos produciendo así la insolación. Usar siempre protectores solares y cuanto más blanca sea nuestra cutis más cuidados vamos a tener que tener. Prever el problema antes que pase nos ayuda a no tener que recurrir a estos consejos. Además recuerden que la exposición al sol sin cuidado puede generar cáncer de piel en cualquier persona.

Deja un comentario